Noche

20130903-032307.jpg

Llovía. Llovía tanto que la noche estaba ciega. Ciega de llanto, de ira. Ciega de olvido.

Se congeló el aliento y los minutos dejaron de contar mis palabras, que marchitas caían al viento.

Frío, no sólo frío, helado era el hedor que desprendían mis manos asiendo la nada, la nada de tu boca.

La calle húmeda hacía reales mis pasos, que latían acelerando mi pulso, haciendo reales los pensamientos, que lentos se fugan de mi mirada.

Los susurros de sus gritos me hicieron consciente de esa media verdad de sangre, de esas páginas manchadas con tinta de mis ojos, que empapadas intentan convertir palabras en alas para emprender un sueño.

Nada a mi alrededor, oscuridad, lúcida oscuridad en este cementerio de luces amarillas y arcén.

Mi piel se eriza y se realza la marca de Caín que supura mis poros.

Corro, corro con todas mis fuerzas, sin siquiera levantar un pie del suelo. Huyo, grito, lloro, pero nada ocurre.
Nada, la nada es la clave. Es el principio de todas las promesas en blanco que poco a poco borran los pétalos que se desprenden de mis recuerdos.

Mis pasos pesan, casi tanto como mis ansias.

Giro mi cabeza y por fin la encuentro.
Tiritando, mojada, hinchada de lágrimas, henchida de abandono.
En una esquina, sentada, acurrucada entre el olvido y el sueño, encuentro de nuevo mi alma.

Herr Hofmy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s