1 + 1

Predjamski grad. Fuente de la imagen: fotografía tomada por O aggelos.

Predjamski grad, fotografía tomada por O aggelos.

Te quiero,

vida.

Me has enseñado a sonreírte incluso en los momentos

en los que me pedías llanto.

Incluso así, te sigo queriendo.

¿Recuerdas aquel día en el que me dijiste que “el que no arriesga no gana”?

Yo lo recuerdo como si fuera ayer, qué digo ayer, esta misma noche

cuando me explicaste el caso de Thelma y Louise. Era la primera vez que escuchaba

aquel romance, aquella historia que tal vez no sea

tan conocida por no tratarse de dos amantes de distinto sexo.

No son un Romeo y Julieta; son dos Julietas.

Tengo mucho que agradecerte, estoy en deuda para con los demás.

Estoy en deuda por el aprendizaje, por haber encontrado en la trama de mi vida

el argumento que le da sentido coherente a mi vida, a ti que lates dentro

constante reflexión.

Soy un ser endeudado. Una mujer agradecida, desde el silencio,

desde estas palabras,

desde mi más profundo sentir. Hubo un día, sé que aquel día existió,

en el que tú eras el sentido, el argumento, la coherencia, mi todo.

Aprendí con el tiempo que no era sano,

que no fue sano, aunque sí aprendizaje. Vivencias, experiencias, pasión.

La pasión permanece, las vivencias in crescendo, las experiencias

tienden a ser positivas (con excepciones).

Ya no te espero, ya no me haces falta. Aprendí.

Aprendí contigo

y sin ti. Sin ti. Ya no me duele escribirlo, cada vez que lo pronuncio: aprendo.

Alto precio, pero no menor que el aprendizaje.

Supongo que no olvido, y el que no olvida acaba por enloquecer (http://www.literatura.us/borges/funes.html).

Siempre querré recordarte, pero no rememorarte. Tuviste tu momento (generoso),

diversas oportunidades, infinidad de momentos.

Tuviste la eternidad, la mía, aunque no te satisfaciera. No fue suficiente.

¿Y qué lo habría sido? Nos conocíamos, ya no nos conocemos. Ni falta que hace.

Quiero pasión, una palabra más alta que otra si fuera necesario.

Me gusta saberte dicharachera, viva, pasional. No te espero,

yo tampoco te espero. ¿Ahora cobra sentido mi reacción positiva?

Efectivamente, dejé de esperar, a ella, a cualquier otra futura, a todo. No espero.

Solo vivo y sumo,

y 1+1, son 2.

O aggelos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s