Vómito vespertino

Fuente de la imagen: Vicerrectorado de Relaciones Internacionales y Cooperación al Desarrollo

Fuente de la imagen: Vicerrectorado de Relaciones Internacionales y Cooperación al Desarrollo UGR

Te digo todo, te digo nada. Tengo el cuerpo cortado, con la misma sensación que se me queda tras haber vomitado.

Y es que estoy asqueada de falsas apariencias, de maquillajes de tiendas de barrio, que te venden la calidad materializada en bajo precio (duras consecuencias).

Lamento sentirme así. Lamento decirlo aquí.

No estoy mal, solo necesito respirar. Subir a la cumbre, tocarte blanca y fría.

Pero no estás muerta, eres naturaleza. Naturaleza en su pureza más esplendorosa.

Te quiero y te amo, y ayer sentí el dolor cuando no estoy cerca de ti. Solo por un par de meses, merece la pena vivir en tu tierra.

Merece la pena levantar la mirada y verte, sentirte, respirarte, empañar las gafas por ti.

No te penetro cuantas veces te deseo. No te fotografío en papel a diario, pero sí en los fotogramas de mi mente.

Siempre estás, siempre te llevo. Verano o invierno, ahí estás tú.

Sí, tú, la que hace de los inviernos épocas inolvidables y de sus días, la Navidad diaria.

Blanca por siempre en mi mente,

eterna en mi corazón.

                                                                              O aggelos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s