Your mouth, big deal

 

Fuente de la imagen: Secret Kiss de Tanya Chalkin.

Fuente de la imagen: Secret Kiss de Tanya Chalkin.

En ocasiones confundimos amor con posesión, territorio, propiedad: ¡craso error! No nos damos cuenta de que la vida es cíclica, de que los errores se repiten, de que la muerte de un amor deja paso a un romance futuro. Pensamos que un beso nos pertenece, pero no es así, el beso es momentáneo, pasajero, fugaz, volátil, precioso, pero pertenece al tiempo, al momento, al pasado.

Creo que es la primera vez que escucho (sí, no oír, sino escuchar) una canción del grupo Marlango (Bocas prestadas) y la razón no ha sido otra que el título de la misma. ¡Qué gran verdad! -he pensado.

Yo guardo recuerdos de algunos besos y de esas bocas, bocas ladronas de momentos, de pasiones, de orgasmos, de dulces despertares, de amargos recuerdos; guardo recuerdos de muchos besos, pero no conservo ninguno de los besos, solo su recuerdo. Tampoco guardo las bocas, no puedo volver a ellas, no puedo sin el permiso de sus señoras, de las dueñas de cada uno de los recuerdos que un día tanto calor me aportaron, pero de los que ahora solo se me permite rememorar desde el frío recuerdo de que aquella que piensa que algo ajeno le pertenece, sufrirá al aprender que los corazones que nos aman, no nos pertenecen y que las bocas que materializan ese amor y que nos besan, no lo harán siempre, porque esos besos son fruto del préstamo, del momento, de lo efímero.

O Aggelos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s