Hattifatteners

Los deseos nunca se hacen realidad.

Los sueños son mentiras idealizadas.

La estupidez se perfecciona con los años.

Y que los miembros de una pareja deben llevarse un máximo de cinco años para que los momentos vitales coincidan es un mito.

La edad no da la madurez ni la cantidad de equivocaciones es proporcional a la edad mental que se presupone de alguien por la edad que figure en su carnet de identidad.

Tras esta breve introducción, no me queda más que creer en que llegarás, en que sabrás leerme y sabrás hablarme. No quiero más Hattifatteners en mi vida, no los quiero como parte activa. Te quiero a ti. Creo que te quiero conocer. Creo que deseo saber de ti, poder leerte más allá de por correo, redes sociales o espacios virtuales. Creo que deseo saber de qué color son tus ojos cuando sales del agua del Mar; sí, de ese mar en mayúscula, aunque su nombre indique lo contrario.

¿Qué es un Hattifattener? Pues no sé si es un recuerdo de infancia, un recuerdo trucado, manipulado con el tiempo, los años que ya son unos pocos más que los tuyos, yo veía esos dibujos y tú… tú todavía te alimentabas a través de un tubito conectado a tu mamá. Originariamente, un Hattifattener es un personaje secundario de una serie de televisión de los años 90. ¿Te suenan los Moomins? Son unos dibujos finlandeses, yo me enteré de que eran una creación finlandesa tras mi viaje a Turku. ¡Fíjate si son famosos que tienen hasta un parque temático en Finlandia! Vamos, como si aquí en España se nos ocurriera poner un parque temático de los Lunnis o de los Cantajuegos, algo por el estilo, con la diferencia de que en Finlandia TRIUNFA.

El caso es que mi recuerdo, trucado o no, me hace asociar esos bichitos blancos nada complejos ni activos a las personas que, por desgracia, me aburren en la vida. A esas personas que niegan la evidencia y ponen todo tipo de excusas inverosímiles con tal de no asumir su parte de culpa por no querer vivir la vida por miedo a equivocarse. Pues bien, yo me equivoqué, me equivoqué y lo grito a los cuatro ciber espacios! Me equivoqué una y otra vez, no tengo remedio. Y no lo tengo porque ahora creo que llevo un tiempo echándote de menos. Sí, vuelvo de nuevo a ti. Deseo poder pasar una tarde o una mañana a tu lado, sin miedo. Sin nada más. Sin ruidos ni silencio. Solo con la música de tu risa y el calor de tu voz. Los ruidos serían cualquier interferencia que entorpeciera nuestro primer encuentro: ya fuera el teléfono, el tic-tac del reloj…

Creo en la libertad de poder dejarme llevar. Creo en que aquello que no dejamos que pasara por diferentes razones debería suceder, aunque no alcanzo a recordar ninguna de estas razones, solo el silencio. El silencio a veces no significa nada, y al mismo tiempo significa todo. El silencio en ese momento no quería decir no, solo que me parecía complejo. Que tú estabas allí, yo aquí. O que tú estabas aquí y yo allí. Eso no importa ahora. (Casi) nada importa ahora.

¿Y si te beso? ¿Te molestará? Tremenda tontería la mía, cómo te voy a besar si no estás, si no estoy, si no estamos. Tú estás allí o aquí, y yo estoy en el sitio opuesto a donde quiera que estés tú. Además, no tienes por qué desear pasar por esa prueba, por ese momento de cata, sin ningún tipo de vínculo ni de relación contractual que implicara compromisos. El mayor compromiso que tengo es no dejar que nuestra conversación la inunde de nuevo el silencio. No me malinterpretes, no lo hagas, por favor. Solo quisiera poder comprobar si todas esas señales, dejémoslo mejor en coincidencias, son fruto de la casualidad o si de verdad necesitamos salir de dudas. No te pido que dejes tus planes, tus viajes, tu tiempo, tus compromisos sentimentales, solo que si tienes la duda, nos dejemos llevar.

Si me lees, si me entiendes, si estas letras te crean la duda de ¿estará hablando de mí? escríbeme. Intentaré encontrar el modo, aunque solo fueran unas horas, una comida, una cena, un postre… unas horas para saber si hay vida sin Hattifatteners.

O. Aggelos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s