Kim

 Image 

Hablo de cascada al susurro de tu recuerdo…pendiente de gotas de agua con tu nombre que no han conseguido abandonarme a pesar de la realidad de la gravedad, de la fuerza con la que este corazón todavía te late en silencio al añorarte y volver de nuevo a la idiotez de poder abrazarte entre tantas corrientes de agua que siguen todas la misma dirección, pero no llevan  rumbo. Busco la salida entre tanto azul como tu mirada, y deseo que desde el azul del cielo, te acuerdes del verde de la tierra, del verde de mis ojos, y vuelvas a esta cascada para romper la realidad, y volver a tenerte. Una noche tan bonita y yo aquí, metido entre sábanas y arropado entre lamentos, volando entre extensiones tan pequeñas como la de mi habitación. Llegamos a pretender tantas cosas en un día que ni siquiera entiendo como he llegado a pelar esa naranja, o como de forma automática me he hecho esa taza de café. Todo es tan sumamente difuminado que me hace falta una goma para borrar y dejar entrever el blanco del principio, casto y a la espera de anhelantes besos en desenfrenadas fiestas bucólicas, y al final, seguir volando. Dulce inocencia de caer en la tentación del alcohol, burbujas de aislamiento, y placentera sensación de euforia. ¡Quememos los bares, y salgamos a romper el suelo!, que se rompan las copas al oír nuestros nombres y no al cantar ópera, que los altavoces sean sordos para el resto del mundo, porque hemos llegado nosotros, y necesitamos una constelación entera para que se entere todo el mundo, que hoy es nuestro día, que hoy no hay reglas que pongan límites a este mar de ganas de vivir. Hemos ahogado los prejuicios, y el que dirán aislando las normas y creando esta, nuestra Ley, la Ley del sábado noche…. ¡ Qué coño!, la ley de ser joven, mójate, y disfruta de la vida.

Ya te lo dije, en el fondo de la naturaleza reside la ilusión de querer seguir luchando entre amaneceres y brisas, entre arbustos, árboles y riachuelos imprecisos que serpentean mi pequeña selva personal. Dale al botón, presiona y termina de joderlo todo, yo no quiero seguir así, estoy harto, acaba ya de una vez por todas.

Espero que estés contento… Ya lo has conseguido, ¿ahora qué? Ya no veré las hojas caer, ni mi reloj marcarme el segundo preciso en el que mis ojos te divisan, lo has tirado todo por la borda. Quiero una conexión exhausta de sonrisas y colacao, quiero despertarme por la mañana y que aún estés en la cama, dormida, inocente, sin saber que te haré cosquillas en el pelo y te despertaré con un beso, sin saber que cuando te levantes tendrás el desayuno en la mesa y la ducha todavía con el agua calentita. Amores que duran tanto como la magia de cada amanecer al recordarlo una y otra vez, sensaciones maravillosas que carecen del placer de poder expresarlas y compartirlas con el resto del mundo, porque solo nosotros tenemos el poder de entenderlas, hemos jodido al resto de la humanidad y hemos conseguido hacer que el mundo sea nuestro. Hemos jodido al sol porque no tiene luz suficiente al lado de tu sonrisa, las estrellas te tienen envidia porque ya no quiero mirarlas con el telescopio, ahora tan solo quiero contemplar tu mirada envuelta en las sábanas de mi cama, al cuerno con explorar planetas teniendo tu cuerpo… que se mueran los dioses en el olimpo, porque no hay cosa ya que me haga distinguir el bien del mal, la paella de la fideuá, porque ahora que te tengo… he perdido la noción de la vida, porque puedo morir tranquilo, puedo carecer de lo demás, ahora que te tengo no necesito nada más.

¡OH! joder, ya he pisado otra mierda de perro! Y llego tarde al trabajo, y no tengo gasolina el coche ¡¡NOOOOOOOO!!!!!  Me quiero morir, me quiero morir, tierra trágame, ¿por qué me haces esto? Y yo que pensaba que era una persona buena…

En fin, debo volver a la rutina, y a las sillas incómodas del despacho, y a la gasolina que cada día está más cara… Estamos condenados a vivir entre normas y márgenes asocialmente oscuros, dependemos de todos, todo depende de todo y el todo de la nada, y vuelta a empezar. Y mañana estaremos otra vez aquí, otra vez el despertador me taladrará el tímpano, otra vez la ducha a los dos minutos se pondrá congelada, otra vez gritaré, y otra vez no me dará tiempo a desayunar y… llegaré tarde, pisaré una mierda de perro y el coche no tendrá gasolina.

Lord. OH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s