Lo inmensamente infinito

Image

Despertome la brisa que mi cara mojaba y suave reía un árbol que se movía dando círculos a lo inmensamente infinito. Fue viendo una enorme espiral que me invitaba a entrar cuando me di cuenta de que estaba volando, y sintiéndome genial decidí extender los brazos. Ya había llegado, era de color muy verde y marrón al mismo tiempo, con toques de azul por lo alto, y difuminadas sombras blancas que hasta al más pequeño pájaro excitaban. Ámbar, ámbar, rebelde sensación de tranquilidad emocionantemente tranquila, introspección hasta lo más interior en la constante de salud resfriada, vertiendo por la cornisa saber incontrolado. Dejando fluir todo, creando bosques, así fueron ellos quien nos inventaron a nosotros inventando a su vez las interrelaciones constantes y premisas acertantes de inseguridad y odio. Quiero ser aquella gaviota que vi pasar una vez por encima de mi cabeza cuando era pequeño. Observé como cruzaba el mar y se metía hasta el horizonte donde se perdía en la conjunción espacio-tiempo, sin ver el norte, pero alertando del sur y del oeste, sintiendo una cascada por mi cuello, placenteramente real. Ahora es más relajado, oigo una tormenta pero no tengo miedo, quiero meterme dentro de ella y que un rayo me parta en dos para caber más fácilmente por las rendijas de la tierra, caer hasta el manto arropado por suspiros y sentirme libremente anhelado, bajo superficial sonrisa de desmadre. Intelectual en las formas, triángulos, cuadrados, todos con bordes y aristas que cortan y pinchan sin ningún motivo. ¿Qué os he hecho?¡¡ No quiero sentiros, alejaos, fuera de aquí malditos!!, pero disfrutad de mi presencia pues será breve, pronto me marcharé hacia mi otro mundo, lleno de verde y de azul y de rojo. Lleno de sonrisas y besos por todas partes. Os quiero, a todos, sentidme cerca pues os querré ayudar, sentid como un árbol os dice al oído las misiones de vuestro destino y vosotros ansiosos y sedientos debáis cumplirlas para sentiros felices y deseados. No estáis solos bajo ningún concepto, tenéis a la luna, tenéis a esa voz tan dulce, y tenéis a la alegría que nunca llegaron a ser parte de mí verdadera, pero vosotros la alcanzareis, no temáis, sin miedo enfrentaos a la verdad propiamente dicha y que sea así quien de forma pacífica os revele la bondad de las cosas magnas. Reid a gusto y bebed sin límite, que nunca dejareis de pensar que el fin está ahí y que vale la pena mejor recorrerlo dando vueltas, sin pensar en que el fin es verdadero y que el fracaso está ahí para avisarnos de que somos humanos, y de que el fallo es intrínseco a nosotros en una conjugación de malos tragos y pena. Rezad a las nubes por vuestras almas que harán lo de siempre, huir para no ver y descargar en forma de lloro las lágrimas de agua y sal, sal de la tierra y de todos nosotros, que estamos aquí por nada y sin ningún fin más que pensar en todo esto que digo y pensar que amando encontraremos la verdad. Encontrad la verdad y amad a gusto, que yo me quedo con las olas en un mar inmensamente pequeño a mis ojos, que vuestra frontera resida en el corazón del otro y sepáis franquearla aunque no os salga de un salto, insistid pues es verdad que el amor engaña, pero nos hace más felices y más fuertes para nuestro indeseado final.

Lord. OH

Anuncios

2 Respuestas a “Lo inmensamente infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s