El susurro

Image

Lenta e indecisa escurre la lágrima por mi mejilla. Se esconde tímida en la comisura de mi boca.

El viento de nuevo susurra en negro. Y me trae de vuelta a lo inmaterial de los deseos.

Quiero hacer tangible lo que se esconde entre el papel.

Sin más, la ilusión se hace inmensa, tan grande, que desaparezco entre las manos.

Me siento ínfimo, tan pequeño cómo el suspiro de una estrella. Sigo cegado por los brillos de las mariposas de cristal que con destellos de arco iris, invaden la nada revoloteando sueños. Removiendo el polvo que lento y callado se posa en mis pupilas.

No hay nada de lo que pienso ya, todo ha quedado vacío. Estoy perdido en una habitación oscura con las puertas y las ventanas abiertas, deseando que tu sombra se deslice y empiece a crear el mundo.

Primero fue la nada y después llego el rubor.

La lágrima se topó con una media sonrisa, que despreocupada disimulaba tu nombre. Pero siguió decidida su camino como mensajera de lo que no te puedo decir.

De lo que no puedo saber, que sabes que sé lo que no sabes.

Soy nada, soy nadie, soy tú.

No necesito un corazón remendado, ni vetustas vestimentas, no necesito ojos, ni manos, ni sonrisas, ni promesas, necesito alimentarme del sentido de tu esencia. Sólo quiero tus palabras, las calladas y mudas, las que nunca se han dicho ni han de escribirse. Las auténticas y únicas.

Me siento pequeño imaginando que tus brazos son el viento. Que quepo en un bolsillo, en una pipa, en una cartera. Soy tan pequeño ahora que no sé si llego a ser.

Tan solo el verbo es quien crea, y anhelo ser creado.

Ya no sé si son las voces de mis manos, o el viento, o los gatos. Tal vez sea la noche que me anula. Sólo quiero una palabra que adivine, que como una sacerdotisa, como una sibila, coja la serpiente del destino y le robe un beso con mis oscuros labios enmarcados en tinta.

Grito en silencio para no entorpecer la labor a la noche, porque sólo así se llega al alma, con un callado sentimiento, como un jeroglífico de manos ausentes.

Solo quiero acunarme con la imagen de aquello que no tengo.

No te vayas.

Aunque no estés, aunque no existas…

no te vayas…

y mi pequeña lágrima, por fin, cumplió con su misión…

 

Herr Hofmy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s